Una gran fan del Ángel de la Guarda

Comentábamos un día lo que me había gustado el nombre, el titulo que me han dado una mamá y su hijo David,  de tres años. Se lo envié  a una antigua alumna mía muy especial y muy querida. Desde su tercero de bachillerato somos muy amigas. Su madre murió, recuerdo perfectamente como lo vivimos, cuando ella acababa de hacer el COU y la prueba de acceso a la Universidad, digo esto porque hemos vivido ya siempre todo juntas. Hoy traigo a la ventana abierta su experiencia  del Ángel de la guarda de la que como ella misma me dice es “una gran fan”

Precioso, Carmen. Soy una gran “fan” del Ángel de la Guarda (y de su amiga, claro). Le rezo muchas veces, especialmente para que nos proteja,  y para que me ilumine y ayude a solventar los pequeños problemas del día a día: cuando me enfado con Nacho para que me ayude a solucionar la situación (esto es nuestro secreto aunque seas de su equipo…), -hacemos broma porque siempre soy del “partido”, del “equipo” contrario del que ha sido mi alumno o alumna-,  cuando tengo que enfrentarme a algo que me produce miedo e inquietud, cuando tengo una responsabilidad, para que me cuide cuando voy en coche… Y luego le rezo todas las noches al ángel de la Guarda de Nachito (que estoy convencida que este título se lo adjudicaron a mi madre cuando nació el niño, y así se lo digo a él); también le he rezado a su Ángel de la Guarda cuando ha tenido problemas para ir al cole, para dormir… Vamos, que es el compañero al que siento a nuestro lado ayudándonos a enfrentar el día a día. Así que me ha encantado tu ventana abierta, “la amiga del Ángel de la Guarda” porque me he sentido muy identificada.

¿A que les gusta la experiencia de esta madre? Estas dos madres, la de David y la de Nachito, son la mejor catequesis sobre lo que realmente es el Ángel de la guarda. ¡Qué vivencia tan rica de cobijo, de ayuda, de protección viven estos niños¡ Estoy gozando y saboreando otro aspecto de la enorme riqueza de la humanidad del cristianismo, del modo de hacer Dios las cosas, de su manera de manifestarse, y expresarnos su relación.  Y además también estoy sintiendo el Ángelus con otra nueva dimensión y realidad, la del Ángel Gabriel.  He leído la anunciación de Dios a María: “El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. El ángel, entrando en su presencia,  dijo: Alégrate llena de gracia, el Señor está contigo”  Y ahora los incrédulos y escépticos, los críticos y analistas de turno aplican sus medidas y sus razonamientos y desde luego pueden decir lo que se les ocurra. Y nunca tan bien dicho lo que “se les ocurra”.¿Dónde está la dificultad? ¿El Creador del Universo, la Inteligencia, el Amor, la Belleza, el Bien no puede expresarse y anunciarse como quiera? ¿No puede comunicarse?

Con estos sentimientos he ido al Evangelio y he visto algunos de los textos en los que Jesús habla de los niños: Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre en los cielos el rostro de mi Padre celestial…Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis pues de los que son como ellos es el reino de Dios… En verdad os digo que, si no os convertís y os hacéis como niños no entraréis en el reino de los cielos. Por tanto el que se haga pequeño como este niño, ese es el más grande en el reino de los cielos. El que acoge a un niño como este en mi nombre me acoge a mí”.  Ser niño significa lo mismo que ser creyente. Es la actitud natural a la fe. En ella actúa libremente lo que viene de Dios. Es una disposición abierta a la paternidad de Dios. El niño lo ve todo en función de su padre y de su madre. El espíritu de niño es la actitud que nos hace ver en todo al Padre celestial.

El Papa Ratzinger durante unas vacaciones en Val d´Aosta se fracturó la muñeca, debido a una caída producida al tropezar con una pata de la cama de su alcoba cuando a oscuras buscaba el interruptor de la luz,  y comentó: desafortunadamente mi ángel de la guarda no impidió que resbalara, seguro que por orden superior, ya que tal vez el Señor quería enseñarme más paciencia y más humildad para darme más tiempo al rezo y a la meditación.  Nos recuerda también el Papa que Juan Pablo II en su libro ¡Levantaos¡ ¡Vamos¡ relataba como desde niño también confió en el Ángel de la Guarda, seguro de su protección, y dedicó algunas audiencias generales a explicar que son los Ángeles.

Benedicto XVI, precisamente en la fiesta de los Ángeles Custodios, y antes del rezo del Angelus, nos decía que el Señor está siempre cerca y en acción, en la historia de la humanidad,  y nos acompaña también con la singular presencia de sus Ángeles, ministros de la divina atención hacia cada hombre. Desde el inicio hasta la hora de la muerte, la vida humana está rodeada de su incesante protección. Dios manifiesta su omnipotencia en la fidelidad a un programa de amor que realiza de la manera más cercana y próxima a lo que es nuestra condición humana. La creencia en la confianza de cada hombre en su Ángel Custodio presupone la fe en un Dios que ama a cada hombre como único, irrepetible e inconfundible.

A raíz de “la amiga del Ángel de la Guarda” no saben la de experiencias bonitas que me han contado como la del hijo de unos amigos que cada noche escribía una carta al Ángel de la guarda con lo bueno o lo no tan bueno que había hecho y lo ponían debajo de la almohada, etc. etc.

Anuncios

Publicado el marzo 20, 2012 en Una ventana abierta - Hª Carmen Pérez, stj. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: