El santo es un hombre

Esta ventana abierta es consecuencia de la solemne Eucaristía celebrada con ocasión del séptimo aniversario de la muerte de Luigi Giussani fundador de la Fraternidad de Comunión y Liberación. También se celebraba el XXX aniversario del reconocimiento pontificio de la Fraternidad. Presidió la Eucaristía, el  Cardenal, Angelo Scola, Arzobispo de Milán, muy cercano al legado de Mons. Giussni. En esta celebración el actual presidente de la Fraternidad, el sacerdote Julián Carrón,  hizo pública la noticia de la solicitud de apertura de la causa de beatificación y canonización

Un día corriente con un horizonte maravilloso: la grandeza de nuestra humanidad si cada uno quiere. Decía  Gilbert Cesbrón, y alguna vez lo he comentado, que el creía en los pobres medios, en los medios humildes, repetidos; en los medios que se hallan al alcance de cualquier hijo de Dios. Creía en todo lo que saca a la luz al hombre sencillo sea en el éxito o en el fracaso, en la alegría o en la desgracia. El santo es un hombre. Y, si lo pensamos, decimos que  es evidente. Y ahí esta la posibilidad de mi vida.  Los santos son seres humanos, claro que profundamente humanos, porque sino no serían santos. Me hizo mucho bien encontrarme con este título de un texto que  voy a comentar. Y fué  un día corriente de la semana, de lo más corriente porque fue un miércoles, mitad de semana, ni cuando empieza, ni cuando es el esperado fin de la semana. En medio del suceder cotidiano y rutinario de nuestros días, me encuentro con esta llamada: el santo es un hombre.

Es el título de una meditación que aparece en el libro del Magnificat, exactamente el día 4 de enero, miércoles, de 2012, y la memoria del corazón me ha funcionado.  El acontecimiento que comentaba de la introducción de la causa de beatificación y canonización de Luigi Giussani ha sido precisamente muy poco después: el 23 de febrero.  Es un texto tomado de Luigi Giussani. Me gusta muchísimo, me hace un bien grande su manera de estar ante la realidad, su propuesta y la ausencia de dualismo en su vida. El primer libro que leí de él fue La conciencia religiosa en el hombre moderno: La conciencia del hombre en la actualidad  está  abierta para el sentido religioso con el que coincide la búsqueda de nuestro destino. Hay un renacimiento de la vocación a entrar en relación con su significado. Después ya me he encontrado con amigos, con la fraternidad, he leído y leo mucho. Es uno de mis autores  y testigos de referencia.

Luigi Giussani siempre habla desde la experiencia y para la experiencia. Siente desde niño el gran respeto de lo que significa ser persona y la necesidad de una educación  que mantenga despiertas las dimensiones verdaderas del corazón y de la razón: la verdad, el bien, la belleza, que todo es uno.  Hay una anécdota muy expresiva sobre su despertar a los verdaderos anhelos.  Iba con su madre, a la primera luz del amanecer,  a la misa matutina, y se le quedó grabada en su memoria la espontánea exclamación de su madre al ver la última estrella que brillaba en la luminosidad del cielo: ¡Qué bello es el mundo y que grande es Dios¡

Lo que se siente al leer el Evangelio, la gran realidad de que el cristianismo es el verdadero humanismo, se experimenta en su propuesta y experiencia. Todos los auténticos testigos acompañan con su análisis su momento y al mismo tiempo lo trascienden. Nos presentan eso que muchos sentimos de la “juventud de lo eterno”. El corazón y la razón están llamados a lo esencial, a lo que da consistencia y certeza en la vida. Y así se entiende clarísimo lo que  dice Luigi Giussani  sobre el santo. No es un superhombre, es un hombre real, porque sigue a Dios, y en consecuencia, al ideal por el que fue creado su corazón y del que está hecho su destino.  Su convicción y certeza, de lo que es la santidad, es clara: La santidad es el reflejo de la figura del Único  en quien  la humanidad ha encontrado perfecto cumplimiento, se ha cumplido plenamente, con toda su potencialidad:: Jesucristo. Cada santo refleja un rayo de la luz y de la verdad que es Cristo.

Es verdad que se entiende que esta propuesta de Comunión y Liberación  no es  “un camino”, como dijo Juan Pablo II y cualquiera que se ponga ante la realidad así lo ve, sino “el camino” para llegar a la solución del drama existencial, porque el camino, la verdad y la vida  es Cristo. La vocación del hombre es encontrar a Cristo para que se convierta en la razón última de la vida y de la actividad.  Esta experiencia de fe, este encuentro suscita una mirada nueva  sobre la realidad, una responsabilidad y una creatividad que abarcan todos los ámbitos de la existencia desde la actividad laboral hasta las relaciones  familiares,  desde el compromiso social hasta la animación del ambiente cultural y político. Se experimenta la belleza y la alegría del encuentro con el Redentor

Es un hecho lo que dice Luigi Giussani de que la santidad ha sido en todo tiempo la sustancia de la vida cristiana. La santidad es el reconocimiento activo, en el vivir diario de la necesidad fundamental de la vida humana, la realización última del sentido de mi vida, del propio significado, la única cosa necesaria de la que habla el Evangelio. Nuestro entorno, la sociedad en la vivimos, provoca hoy una fragmentación de esta necesidad fundamental, hasta el punto de que trata de sofocarla, de entorpecerla, de quitar el ánimo, de arrancarla, de ridiculizarla, de acobardarnos.

Sólo nuestra relación con Dios es la gran realidad que posibilita la unidad de nuestra personalidad. Puede ser que se envidie a los grandes hombres, pero a los santos se les ama. En el fondo de nuestro corazón creemos en sus acciones  encaminadas a lograr que en este mundo se ame más, se respire mejor.   ¿Quién soy yo? se preguntaba un industrial después de su encuentro con Jesucristo, quiero saber quién soy exactamente, ni más ni menos de lo que soy, y de qué estoy “encargado” aquí.

¿No es la santidad la verdadera eficacia de la vida, la fuerza  de nuestra sociedad? Damos gracias a Dios por un hombre, Luigi Giussani. Los santos solo tienen que existir. Su existencia es una enorme llamada (Bergson)

Anuncios

Publicado el marzo 22, 2012 en Una ventana abierta - Hª Carmen Pérez, stj. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: