Archivos Mensuales: julio 2012

Una especial fiesta de graduación

Acabo de vivir algo precioso en Granada. Una niña que ha estado en el Hospital Nacional de Parapléjicos este curso ha celebrado su graduación de 4º de la ESO en su querido colegio S. Juan Bosco de Granada y han querido que fuera, y comunicara mi experiencia de lo vivido con Rocío.

Esto es lo que dije: Para todos los que estamos aquí es una especial fiesta de Graduación. Porque cada uno somos únicos e insustituible, que no es lo mismo que sentirse preciso. Don Preciso o Dona Precisa no existen. Para mí es una fiesta muy especial por lo que he vivido con la familia Fajardo, “por supuesto” con Rocío. Y el por supuesto me ha salido de dentro ¿verdad Rocío y familia? (El “por supuesto” es una expresión de Rocío que acompaña con un gesto suyo muy imitable). Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Estos maravillosos ochenta años

La manera de decirlo ya pone de manifiesto la riqueza y el profundo sentido de la vida que se tiene. La valoración de lo que realmente es la persona. Un día es como mil años, y mil años un ayer que pasó. Lo importante es haber amado. ¡Estos maravillosos ochenta años¡, esta ha sido la exclamación de Mary Paz, de una hija ante el cumpleaños de su madre.

Y este es nuestro panorama de hoy: no hay nada más valioso y profundamente humano que el cristianismo. Nos centramos en un hecho concreto la  riquísima experiencia de humanidad de una familia cristiana en torno a la celebración de los maravillosos ochenta años de Loli: la esposa, la madre, la abuela, la bisabuela. Por sus frutos los conoceréis, dice Jesús de Nazaret. Cada familia ¿no es un milagro de amor, respeto, fidelidad, sacrificio, entrega? Familias así son el testimonio de lo mejor del ser humano. Lee el resto de esta entrada

La viga y la paja

Es tan sencillo lo que quiero expresar como que necesito a Cristo porque me siento mirada de otra manera y me enseña a mirar; porque me ayuda a limpiar y fortalecer mi interior, porque sólo así se puede vivir lleno de confianza, y esperanza. Necesito a Jesucristo, el Dios que se hace hombre y me habla de manera práctica, concreta, inmediata a la realidad en que me encuentre. Ahora mismo por ejemplo: ¿por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?

Continuamente el Señor nos dice lo que es beneficioso para nuestras relaciones con los demás, en todos los casos y en las más diferentes situaciones. Se hizo hombre para decírnoslo con nuestro lenguaje, desde nuestra misma humanidad. Se hizo semejante a nosotros en todo excepto en el pecado. Su libertad humana dijo siempre “sí” a la voluntad de Dios. Nos enseñó a orar, a escuchar, a mirar, a actuar. Nos mostró quien es realmente bienaventurado y feliz y cómo cada momento es moneda de vida eterna. El sabe mejor que nadie lo que nos conviene, lo que nos da paz y es bueno. Dónde está nuestro tesoro allí está nuestro corazón. Quizá muchas veces no sabemos ni cual es nuestro tesoro. Lee el resto de esta entrada

Lo que tengo que desaprender y lo que tengo que aprender

Empiezo directamente con una experiencia de mi amiga Mary Cruz, de la que hablo a menudo y nos ayuda en esta ventana abierta, es “la fan del ángel de la guarda”.  Hoy ha sido consecuencia de la  reflexión sobre “la confianza en uno mismo no es tan fiable”  y donde acababa con una oración que ella me había mandado

“Te diré  una cosa que  me da mucha esperanza cuando empiezo a no fiarme de mi misma, en como estoy respondiendo en cada circunstancia de mi vida. Es algo que salió en un encuentro del grupo de matrimonios de este año: nuestra memoria de Dios. Estamos leyendo un libro precisamente titulado: Ventanas que dan a Dios, y el punto era la memoria de Dios. Referido a nuestra memoria, a la memoria que nosotros tenemos de El. Lo que me quedó fue que en el día a día vamos forjando nuestra fe en Dios y en cosas muy pequeñas y cotidianas. Le experimentamos y sentimos: así hacemos nuestra memoria de El. Y cuando vienen los malos momentos es cuando puede ocurrir que nos sintamos menos capaces de experimentar a Dios a nuestro lado. Es entonces cuando nuestra fe, confianza y esperanza se alimenta y se mantiene de la memoria que con nuestras experiencias anteriores hemos ido forjándonos de Dios. Lee el resto de esta entrada

Nuestra necesidad y petición de ayuda

Ha sido una audiencia del Papa la que me ha respondido a algo que siento fuertemente. La he seguido paso a paso desde mi situación personal  ¿Cómo es mi petición de ayuda? Y sencillamente es esto, necesito ayuda, necesito de los demás, necesito de Dios. Y según sea mi relación con Dios, mi petición de ayuda a Él, aprenderé a vivir, a estar.

Es normal sentir necesidad de Dios, buscar su ayuda. En una  y otra situación, en una y otra circunstancia hay que reconocer todo lo que significa y es la oración que Jesucristo nos enseñó, el Padre nuestro. Desde su propia  humanidad en Cristo, desde su corazón y razón de hombre, desde su necesidad humana, Dios nos enseñó a orar, nos enseñó qué es realmente la oración, la petición de ayuda, en la que se vive y se da todo: reconocimiento de nuestra necesidad, bendición, acción de gracias, adoración. Lee el resto de esta entrada