Archivos Mensuales: noviembre 2012

La dictadura del “se dice”, “se hace”, “se piensa”, “se lleva”

Quizá algunos de nosotros, conocemos El principito, Le Petit Prince. Una preciosa descripción de la amistad. Nuestra forma de vivir está siempre dada en  relación de unos con otros. Somos constitutivamente seres –con-los-demás. Vivimos en nuestra vida cotidiana en comunidad con los  que nos rodean.

Saint-Exypery y varios autores, entre ellos  existencialistas, admiten dos formas de convivencia humana la auténtica y la inauténtica.  La auténtica es la forma que corresponde a nuestra humanidad, y la inauténtica a la masa, a los impersonal, a las ideologías materialistas y reduccionsitas.

Empiezo por la inauténtica Es la “comunidad de la muchedumbre”, de la masa, en la que el hombre vive entre una multitud de presencias indiferenciadas, o si las diferencia es para dividirse. No hay auténticos vínculos comunes,  no hay valores sólidos gracias a los cuales el hombre camina con valentía y esfuerzo. Los hombres viven “fundidos” en la masa. Lee el resto de esta entrada

Greccio, el primer belén

El año litúrgico de la Iglesia, nos lo recordaba el Papa cuando aun era el cardenal Ratzinger se ha desarrollado ante todo, no desde la consideración del nacimiento de Cristo, sino desde la fe en su resurrección.

La fiesta originaria de la cristiandad no es la Navidad, sino la Pascua. De hecho, como dice S. Pablo, sólo la resurrección ha fundamentado la fe cristiana y ha hecho existir a la Iglesia. Ser cristiano significa vivir todo desde la resurrección, que celebramos todos los domingos del año.

Seguramente el primero en afirmar que Jesús nació el 25 de diciembre fue Hipólito de Roma, en su comentario a Daniel, escrito más o menos en el año 204 d.C. Según él en el evangelio de Lucas los relatos del nacimiento del Bautista y del nacimiento de Jesús están referidos uno al otro. De esto se seguiría que ya Lucas en su evangelio presupone el 25 de diciembre como día del nacimiento de Jesús. En este día se conmemoraba por aquel entonces la fiesta de la dedicación del Templo, introducida en el año 164 a.C por Judas Macabeo; de ese modo la fecha del nacimiento de Jesús simbolizaría al mismo tiempo las dos fiestas: ya que con Jesús apareció la luz de Dios en la noche invernal, y al mismo tenía lugar la verdadera dedicación del templo: la llegada de Dios en medio de esta tierra. Y así debió empezar la celebración de la fecha del nacimiento de Jesús. Sea como fuere la fiesta de Navidad no adquirió en la cristiandad una forma clara hasta el siglo IV. Pero vamos  a Greccio como el lugar en el que tuvo la primera celebración del “tradicional belén”. Lee el resto de esta entrada

Sólo se ve bien con el corazón

¿Qué es ante todo Navidad? “La fiesta más humana de la fe, puesto que nos hace sentir de la manera más profunda la humanidad de Dios. En ningún otro lugar se puede percibir como en el pesebre lo que significa  que Dios ha querido ser Emanuel, Dios con nosotros, un Dios con el que nos tratamos de tú porque nos sale al encuentro como niño”. (Benedicto XVI)

Navidad es una de las fiestas más hermosas, que siempre durará porque celebra el comienzo de una nueva historia, para el que así lo quiera ver y vivir. Navidad, que a pesar de todas las apariencias externas, de todo en lo que muchos parecen empeñarse en convertirla, suena más fuerte que tanta superficialidad, tanto aparato, tanto dinero  y crisis de dinero que pueda ocurrir. Lee el resto de esta entrada

A imagen y semejanza de quién o de qué

A imagen y semejanza de Quien o de qué. Hay está “el quid”. Ideas, criterios, medidas que todo lo cambian. Para empezar una anécdota creo que muy  conocida.

Dos niños patinaban en un lago congelado de Alemania. Era una tarde nublada y fría. Los niños jugaban despreocupados. De repente, el hielo se quebró y uno de los niños se cayó, quedando preso en la grieta del hielo. El otro, viendo su amigo preso y  congelándose, tiró un patín y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas hasta que, por fin, consiguió quebrarlo y pudo sacar a su amigo. Cuando los bomberos llegaron y vieron lo que había pasado preguntaron al niño: ¿Cómo conseguiste hacer eso? ¡Es imposible que consiguieras partir el hielo, siendo tan pequeño y con tan pocas fuerzas! En ese momento el sabio Albert Einstein que pasaba por allí comentó: yo sé como lo ha hecho.  Cómo, le preguntaron. Es sencillo no había nadie para decirle que no era capaz. Lee el resto de esta entrada

Puede suceder cualquier cosa…

Algunos de Vds. saben que me gusta mucho Lewis. Me centro en la carta IV de un diablo  a su sobrino. Son las cartas que escribe un demonio ya mayor y retirado, Escrutopo,  a otro joven, Orugario, en su primera misión con un “paciente”. El paciente, es la persona a la que ha de tentar. Pues en esta carta le escribe en torno al penoso tema de la oración. Le empieza recriminando porque ha eludido su responsabilidad ante algo tan importante como es  para los humanos la oración. El Enemigo, Dios, los ha creado así, con esa extraña capacidad que es la oración. Y tan extraña capacidad, que es la forma que Él  tiene de relacionarse con ellos.. Por eso lo mejor es alejar totalmente al paciente de la intención de rezar en serio. Porque si los humanos oran puede suceder cualquier cosaLee el resto de esta entrada

Una fiesta de magnificencia universal

Jesucristo Rey del Universo es el punto de mira. Todo tiene que entrar en El, para participar de su transfiguración, de su reino como canta el Apocalipsis. Sí, es una fiesta de  grandiosidad universal.

S. Pablo es para muchos estudiosos del nuevo Testamento,  el intérprete más profundo y el escritor más potente sobre Cristo y la Iglesia. En sus cartas se siente al Primogénito de toda la Creación, al Hombre-Dios que está, por toda la eternidad, en la presencia del Padre. En El están los fundamentos, los valores de todos los seres y de todos los valores creados. Por eso, como la luz blanca contiene todos sus colores, Jesucristo rey del Universo, contiene todo lo que encierra el universo, las profundidades de la inteligencia y la altura de toda grandeza. Lee el resto de esta entrada

Las situaciones vitales

“Tenga Vd. éxito en su muerte”, ese libro con el que estoy, me ha hecho plantear “las cosas últimas”. Me estoy refiriendo a una palabra que ya no se pronuncia mucho: los novísimos.  Pienso en cada una de las cuatro últimas situaciones del hombre: muerte, juicio, infierno y gloria. Digo las cuatro últimas situaciones del hombre, o sea lo que nos decimos a nosotros mismos, si lo pensamos, en nuestro interior: “a última hora lo que me importa ¿no son estas cuatro situaciones?”

No es posible recorrer automáticamente un camino sin saber por qué se viaja, de donde se viene y adónde se va. Poco después de nacer tomamos conciencia del hecho más fundamental de nuestra existencia: no podemos negar nuestra condición mortal. ¿Qué sentido le damos a la vida y a la muerte? ¿Es la muerte nuestro único destino? La negación de la llamada del hombre a la Vida, a lo que llamamos la Eternidad, tiene consecuencias en todos los campos. Y esta negación es como un muro que impide completamente ver y contra el que  chocan todas nuestras preguntas, anhelos e inquietudes. Ni siquiera se entiende la moral, la responsabilidad, la libertad. Lee el resto de esta entrada

Héroes anónimos

Otra vez con mi amigo Jorge, él es autor. Transcribo su escrito.

“Piensas que nunca te va a pasar, imposible que te suceda a ti, que eres la única persona en el mundo a quien jamás ocurrirán esas cosas, y entonces…”(Paul Auster, Diario de Invierno)

Y entonces cuando por lo azares de la vida un ser humano se transforma temporal o permanentemente en un discapacitado, sin saberlo se convierte mediante su sacrificio en un referente para la sociedad, necesitada de ejemplos de superación ante las adversidades. Un discapacitado es una persona que, obligada por las circunstancias, tiene que ser audaz para afrontar con dignidad una nueva experiencia vital ue consiste en adaptarse a las nuevas limitaciones que ha adquirido sin pretenderlo y audaz para no rendirse sabiendo que el esfuerzo para realizar las tareas cotidianas se multiplica por diez. Que ante su nueva situación aprende a pensar con objetividad, para relativizar los problemas y acontecimientos, y para dar prioridad a los auténticos valores. Lee el resto de esta entrada

La creación entera renovada

La Iglesia alcanzará su plenitud en la gloria, cuando llegue el tiempo de la restauración de todas las cosas, cuando la creación entera sea perfectamente renovada en Cristo. El amor de Dios, hecho hombre en Jesucristo, nos permite esperar y encaminarnos llenos de confianza al encuentro con el Juez. Es imposible que la injusticia de la historia sea la última palabra. Dios es la justicia y crea justicia. Este es nuestro consuelo y esperanza. El amor de Dios, hecho hombre en Jesucristo, nos permite esperar y encaminarnos llenos de confianza al encuentro con el Juez.

El infierno consiste en la separación eterna de Dios de todos los que mueren, por libre elección, en pecado grave. La cerrazón definitiva al don de la alegría eterna. Dios quiere que todos lleguen a la conversión, al conocimiento de la verdad, a la plenitud. Pero nos ha creado libres y responsables, respeta nuestras decisiones. Nosotros, con plena autonomía, nos excluimos voluntariamente de la comunión con Dios si rechazamos su amor misericordioso. Lee el resto de esta entrada

Continuación: Tenga Vd. éxito en su muerte. Las cosas últimas

A pesar de tanta riqueza, de tanto éxito, de tanto triunfo, cuando llega la muerte ¡cuántas vidas sin provisión de fondos¡ Y la realidad cierta es que cada momento de nuestra vida es “la moneda de la vida eterna”, “el éxito en nuestra muerte”. La vida eterna no es una “vida futura”, por el verdadero amor, o sea por la caridad, entramos desde aquí en la eternidad. “Amontonad  tesoros en el cielo donde no hay polilla, ni las cosas se oxidan o se estropean, ni ladrones que roben” nos dice Jesucristo.

Cuenta Gilbert Cesbrón que era amigo de un industrial que, antes de cada entrevista, se tapaba la cara con las manos y cerraba los ojos. Llamaba a Cristo y procuraba sacarse a si mismo, a su verdadero ser, a la superficie. Se preguntaba: ¿Quién soy yo? Quiero saber quién soy exactamente, ni más ni menos de lo que soy ¿Y de qué estoy encargado aquí abajo?  También había otro ejecutivo de una gran empresa que se pasaba el día recibiendo visitas. De sus decisiones dependían muchas cosas importantes para la empresa. Pues este hombre, en su despacho, tenía una silla vacía para “el Visitante que siempre estaba presente”, porque hay palabras que no pronunciaría, pensamientos que borraría de su mente si Cristo se encontraba junto a El. Y desde luego, lo pensemos o no, lo queramos o no, siempre estamos en Su presencia. ¡Qué distintos serían nuestros juicios sintiéndonos así ante la mirada del Señor¡ Lee el resto de esta entrada