Archivos Mensuales: marzo 2013

Lo definitivo ha sucedido

Pues sí, aunque suene muy fuerte es la gran realidad o nada tiene sentido. Lo definitivo ha sucedido.

Y ¿qué es lo definitivo que ya ha sucedido? La resurrección de Jesús la verdad culminante de la fe cristiana, y que  representa, con la Cruz, una parte esencial del Misterio Pascual. Nada puede anunciarse más allá de esto. Cada época de la historia tendrá que afirmarlo o negarlo, pero lo definitivo ha sucedido. Esta esperanza es la que convoca a los hombres hace más de 2000 años, casi los mismos años que señalan su nacimiento en una cueva de Belén. Es el gran hecho del que hablan y viven los cristianos. El hecho con relación al cual existe el problema de creer o no creer. Esto es lo que da un giro a la historia. Los cristianos son testigos de la resurrección de Cristo. El sepulcro vacío es una realidad. La Resurrección es atestiguada en primer lugar por las mujeres, las primeras que encuentran a Jesús resucitado, y lo anuncian a los Apóstoles. Después se aparece a Pedro y luego a los Doce, “más tarde a más de quinientos hermanos a la vez”. Lee el resto de esta entrada

Ahí tenéis a la Madre

Una presencia vital: ahí tenéis a la Madre.

En el año 1965, a sus 80 años, escribe Romano Guardini, en una carta a un amigo: “nunca había llegado a ser tan claro, como en este contexto, cuán radicalmente falsa es la idea contemporánea de la existencia, del mundo como “naturaleza”, del hombre como ser autónomo que se desarrolla en él. Creí ver, como con los ojos, por qué la pérdida de la existencia es irreparable, por qué la mala conciencia es irrevocable, hasta que no se reconoce este estado fundamental y no se le hace frente”.

Sabemos lo que produce la pretensión contemporánea de autonomía, de reduccionismo, de ateísmo, de desarraigo, del sin sentido de la vida. Porque “vida” no significa algo vago, sino muy real y concreto, que configura mi destino, distinto y único en cada persona. Esta es mi única y sola tarea. Mi única oportunidad reside en la actitud que adopto. Es la gran pregunta y la gran respuesta de Viktor Frankl que yo tengo grabada en mi interior.” ¿Qué es, en realidad, el hombre? Es el ser que siempre decide lo que es. Es el ser que ha inventado las cámaras de gas, pero asimismo es el ser que ha entrado en ellas con paso firme musitando una oración”. Lee el resto de esta entrada

Todo está consumado en la historia y para toda la eternidad

El pensar que Jesús “dio ejemplo” destruye muchísimos rasgos de su auténtica realidad. Es indudable que lo dio. Es modelo por excelencia.

Pero la figura del Señor, pierde toda su espontaneidad si nos empeñamos en ver en Él una actitud pedagógica. Parece que se introduce falta de naturalidad y también de verdad. Jesucristo vivó entre los suyos sin preocuparse particularmente de dar “ejemplo”. Y precisamente por eso se constituyó en ejemplo, porque sus actos eran auténticos, justos, naturales. La ejemplaridad estriba en que Él empieza la existencia cristiana. Él funda la posibilidad de ser cristiano; muestra lo que significa y da las fuerzas necesarias para realizarlo. Lee el resto de esta entrada

Amo hasta el extremo

Jueves santo: amor hasta el extremo. ¿No es esta gran realidad la celebración de lo que llamamos el Jueves Santo?  Los hombres hemos rezado, reflexionado, luchado durante más de dos mil años con estas palabras: “Habiendo amado a los suyos los amó hasta el extremo”.

En el lugar más sagrado de la Eucaristía, después de las palabras de la consagración, toda la Iglesia lanza un clamor: misterio de fe. El misterio, decía Romano Guardini, es exceso de verdad. El misterio subsiste con toda su densidad. No podemos preguntar el “por qué” sino sencillamente lo que es. Me viene ahora al pensamiento la diferencia que Gabriel Marcel hace entre misterio y problema.

Problema es lo que está ante mí como algo objetivo y exterior, sometido a una técnica y a un procedimiento razonador; estoy frente a él con un escueto esquema sujeto-objeto. Pero en cambio el misterio nos envuelve, estamos en él. Pertenece al orden cualitativo, no se llega por vía lógica. Por ejemplo, la libertad es un misterio puesto que radica en el fondo del pensamiento que intenta concebirla. La unión del alma y el cuerpo se resiste también a un razonamiento tipo “problema” en el sentido de Gabriel Marcel. Lo mismo que el conocimiento y el amor son misterios porque no puedo hacer abstracción de que yo soy quien conoce y ama. Nuestra vida ciertamente es problema y misterio. Lee el resto de esta entrada

Siempre en marcha

Cuando algo excede a nuestros juicios y criterios, cuando no entendemos una cosa, solemos pasar de ella. Puede ser, en algunas circunstancias, que no merezca la pena que la comprendamos, pero puede ser que pasar de ella sea un auténtico y serio error.

Un amigo  de la Guardia Civil, después de una interesante charla sobre las cosas de las que  no merece la pena pasar, y de las que es un auténtico error el pasar, me contaba que hacía todas las mañanas, algo que ya no parece estar en línea de lo que se lleva, “el ofrecimiento de obras” al Señor de la siguiente manera: una vez vestido y uniformado, se cuadraba ante el crucifijo que tenía en su habitación. Le saludaba militarmente y le decía: “siempre en marcha, y a tus órdenes”. Una “y”, decía mi amigo, que unía dos expresiones que no podía separar: el “siempre en marcha” y el “a tus órdenes”. Me comentaba lo que este aparentemente sencillo ofrecimiento  le ayudaba durante el día y la actitud que le exigía: “Puedes suponerte a las pocas personas que esto se le puede comentar hoy día”, apostilló. Me hizo bien, en su lenguaje es un estupendo ofrecimiento: “siempre en marcha y a tus órdenes”. Lee el resto de esta entrada

La claridad del misterio

Misterio es lo más próximo e inmediato a la realidad humana. El misterio de la vida y de la muerte, el misterio del dolor y el sufrimiento, el misterio de la libertad humana, el misterio de mi razón abierta a lo infinito, a lo inmenso, al arte, a la filosofía, a la religión.

Sencillamente el misterio de por qué existe el mundo y existimos nosotros,  con esta manera tan única y exclusiva de estar en el universo. ¿Se imagina alguien  a la inteligente abeja, que lo es y practica el cálculo infinitesimal sin saberlo, jugando al ajedrez con un ser humano?

Por eso se rebela mi razón cuando se habla y se plantea el misterio cristiano de manera tan cicatera, irracional, y absurda. Me gusta la afirmación de Romano Guardini de que el misterio es “exceso” de verdad. ¿Sólo es verdad lo que cabe en nuestro entendimiento, lo que puede demostrar nuestro entendimiento? ¿Y por qué? Lo importante es la verdad a la que estamos abiertos. Los filósofos y los teólogos comprenden, reflexionan sobre el misterio como superior al entendimiento humano, algo en lo que “está” el mismo entendimiento. Lee el resto de esta entrada

El milagro se produce

¿Por qué quejarnos de la aridez del desierto? ¿Por qué quejarnos de las situaciones, de las circunstancias, de las personas? ¿Por qué no admirar, más bien, la fertilidad de los oasis y el brote, fino y derecho, de la brizna de hierba? ¿Por qué no ver lo bueno que hay?  La hierba es demasiado rara y el desierto demasiado vasto. ¿Pero no es precisamente eso lo que nos debe llenar de admiración?

La vida es siempre el triunfo de lo improbable, el milagro inesperado. ¿No sabemos ya de una vez lo que es nuestra vida? ¿No sabemos de nuestros altibajos, de nuestros días claros y oscuros? Siempre hay que saber ver y esperar, porque el milagro se produce. ¡Cuantas veces hemos podido experimentarlo ya¡ En medio de esta extensión árida y pedregosa que muchas veces nos parece nuestra vida, nuestro ambiente, allá a lo lejos, surge una fuente y la hierba crece (Henri de Lubac) Si nos fijamos bien, la excepción se multiplica. Lee el resto de esta entrada

El hombre que tienes delante

Decimos frases que por estar invadido todo de eso mismo que decimos, de esas realidades tangibles, ya no nos dicen nada.

¿No nos estamos acostumbrando a oír: dictadura de la nada, del vacío, del relativismo, la verdadera crisis es de valores, esto es una radical y profunda crisis moral?  Y pienso en lo que supone esto en la vida concreta, en la mía, en la de las personas con las que trato, en los problemas, en las angustias y depresiones con las que nos encontramos. Esta dictadura y crisis se siente a cada momento en el enfoque que damos a las situaciones que vivimos diariamente, sea en la familia, en el aborto, en la eutanasia, en la sexualidad, en la educación, en el sufrimiento, en el  planteamiento del trabajo, de las relaciones…Cada uno hemos de ser conscientes de qué manera está presente no sólo en la sociedad, en las legislaciones, sino también  en nuestros planteamientos y paradigmas, en nuestras actitudes y respuestas. Todo es por la ausencia de la “Verdad”. Dicho de  manera concreta: por la ausencia de Jesucristo, el hombre, que vino a enseñarnos el camino, a decirnos y vivir la verdad, y a mostrarnos lo que es la verdadera vida. Lee el resto de esta entrada

Las muertes de la fe

Son unos momentos excelentes para sentir y vivir lo que realmente es la Iglesia de Cristo. En los momentos de sufrimiento, de tensión, de dificultad se nos ofrece la mejor ocasión de realizar la ley de la vida cristiana: no tener vergüenza de parecerse a Jesucristo, al Hombre del Dolor, al Hombre crucificado y recurrir a Él.

Las muertes de la fe suena al capitulo de un libro de “El hombre eterno” de Chesterton. No es exacto porque él lo llama “Las cinco muertes de la fe”. Nosotros no tenemos tiempo de ver  esas cinco “muertes”, muy gráficas que él narra articulando en cinco épocas, la historia,  hasta su momento de las “muertes de la fe” (murió en 1936);  pero quisiera saber comunicar la idea principal que es sencillamente genial y nos puede dar luz para ver la historia y la nuestra propia: sentir la fuerza real de la fe en la historia y en nuestro diario vivir. Lee el resto de esta entrada

El comentario de un nombre

Nos hemos acostumbrado al nombre de Dolores, y quizá no sentimos su significado.

El otro día, precisamente, le dije a una persona, si lo oye, aquí va mi gratitud, que tenía muy bien puesto su nombre: Esperanza. Y ayer otra, que me hizo un gran favor,  resulta que se llama Mercedes. Sería bonito saber como se empezó a poner este nombre de Dolores.  Ya comprendo que cada uno puede pensarlo con el suyo. Algunos son fáciles. Lo curioso es la primera persona que se llamara precisamente “Dolores”. Ahora con esta fiesta del viernes de Dolores, y la que celebramos el 15 de septiembre nos parece ya habitual: Dolores. Seguro que conocemos la devoción cristiana que sintetiza el dolor de la Madre de Cristo y de su Iglesia en los llamados “Siete Dolores de María”. Lee el resto de esta entrada