Archivos Mensuales: septiembre 2013

Seis depósitos para nuestra cuenta bancaria de riqueza interior

¡Qué peligrosa es esta exclamación en nuestras relaciones humanas: “Ah, mira es ley de vida”¡, evidentemente la cuenta bancaria de riqueza interior está a cero o en números rojos. Con las verdaderas leyes de la vida somos fieles a lo mejor de nosotros mismos y a lo más importante de nuestro propio interior.  El bien es algo vivo que afecta a todo el hombre por eso un firme “depósito” es la riqueza de la vida y conlleva todo.

Siempre que se hace algún depósito importante ya hay una seguridad y estabilidad.  Decíamos que en una cuenta bancaria ingresamos nuestro dinero, y con ello creamos un depósito. Cuando sacamos el dinero de allí, o hacemos cualquier pago a través de esa cuenta, reducimos parte de ese depósito, hacemos un reintegro. Esta comparación  de la cuenta bancaria de riqueza interior, de los depósitos que podemos crear, la expone Stephen Covey en un libro muy práctico que se llama “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Cuenta bancaria de riqueza interior

¿Una cuenta bancaria de riqueza interior? Eso es, porque de “la abundancia del corazón habla la boca”.

Jesús de Nazaret, el que mejor conoce al ser humano, y el que  mejor sabe lo que nos corresponde y necesitamos nos dijo: “Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro: lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre”. Dios hecho hombre es el que así nos habla, Dios, el Creador  de todo, nos enseña a través de Jesucristo, nuestro Redentor, nuestra verdadera condición humana. Lee el resto de esta entrada

Lo que nos afecta a todos: nuestras propias actitudes

Parece una perogrullada esta verdad, esta certeza tan notoria, pero que, por tan sabida, nos olvidamos: nuestras propias actitudes para bien y para mal son las que seriamente nos afectan a todos.

Son mis propias actitudes, mis propias respuestas las que realmente me afectan. Todo en nosotros  queda “reunido” por la que sea nuestra actitud en la vida, nuestra disposición de ánimo. He de realizar acciones que incrementen y amplíen mi libertad, es decir acciones no sólo libres, sino liberadoras, en las que yo me sienta bien. Todas nuestras acciones y omisiones, nuestras elecciones y evasiones tienen sus efectos. Y siempre, sin excepción: el reto es la responsabilidad. Muchos de nuestros problemas son consecuencia de nuestra falta de responsabilidad, y de no vivir conscientes del valor de la responsabilidad como capacidad de responder de nuestras actuaciones. Lee el resto de esta entrada

Las relaciones humanas

Desde una situación completamente personal: ¿Preferimos el juicio de Dios al juicio de algunas personas? ¿El juicio de otras personas nos hace bien y saca lo mejor de nosotros?

Nuestras relaciones humanas en la vida diaria son frecuentemente para muchos de nosotros el verdadero caballo de batalla. Nos comprenderíamos mucho mejor, seríamos más justos y veraces en nuestros juicios, más libres y menos  víctimas de antipatías, egoísmos, defectos, y limitaciones, si comprendiéramos que diferir unos de otros no es ser “enemigos”. Es fundamental en la vida reconocer y aceptar las propias diferencias y las de los demás. Lo cual  no es ni orgullo unas veces, ni debilidad otras. Plantearse esto no es un idealismo, es una realidad, una necesidad.  Los dones dados por el Creador a la naturaleza humana, en todos sus miembros, son prácticamente inagotables. Y la realidad de cada uno, con toda su historia personal, sus convicciones, sus puntos de vista, es siempre el punto de partida y ha de ser un punto de encuentro, no de separación. Lee el resto de esta entrada